Vampirismo Energético

El ser humano toma la energía vital de distintas fuentes, a través de los alimentos, del sol, del aire, del agua, del descanso, del ejercicio, etc, etc. Y ésta energía que tomamos la transformamos para el funcionamiento de nuestro cuerpo tanto físico como mental y emocional. De ahí, que para que nuestro cuerpo funcione correctamente es necesario mantener una alimentación sana y equilibrada, descanso adecuado a las necesidades de cada uno, la luz del sol, el aire limpio y el ejercicio. Nuestro cuerpo necesita todo ésto para gestionar todos los procesos que lleva a cabo a lo largo del día y de la vida.

 Puede ser que por algún motivo no hayamos podido tomar o gestionar ésta energía y nuestro cuerpo ante la carencia, buscará una fuente de energía cercana para poder recargarse. Básicamente es lo que ocurre cuando hay un robo de energía.

 Todos en algún momento hemos tenido la energía bajita, porque no hemos descansado lo suficiente, por que no hemos comido correctamente, porque estamos sometido a mucho estrés, o porque estamos enfermos. Esto es lo habitual en el ser humano, por lo que todos en una medida u otra somos un poco vampiros .
 Sin embargo, hay personas que conociendo las fuentes y pudiendo hacer un uso de ellas han decidido cubrir las necesidades energéticas de un modo distinto al natural. Es decir, tomándola de otras personas. Estos son los verdaderos vampiros energéticos. Estas personas, suelen agotar mucho cuando las tienes cerca, sientes que físicamente no te encuentras bien, y cuando te vas sientes que tu energía ha bajado considerablemente, incluso tu estado de ánimo es distinto.
 Algunos de ellos suelen vivir en la queja constante y el victimismo perpetuo, relacionándose de éste modo con el mundo, y así es como se enganchan a las personas para poder extraer aquello que necesitan, pero que evidentemente no estará nunca a la altura de su necesidad. Además suelen emanar grandes dosis de negatividad, por eso es fácil reconocerlos.
 Cuando nos encontremos con éste tipo de personas, podemos crear protecciones energéticas, para impedir este traspaso de energía, quizás dejemos de ser un bocado exquisito para esa persona. Pero es bueno saber que las protecciones energéticas hay que quitarlas cuando ya no hacen falta, porque no es cuestión de ir con una armadura que no nos permita relacionarnos con el mundo.

COMPARTE EL ARTÍCULO CON LOS TUYOS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Curso de Reiki
Nivel 1 y Nivel 2 | Varios formatos
Más informacción
Curso de Meditación
Aprende hacer meditación
Informate aquí
Taller de Abundancia | Prosperidad
Reconoce la abundancia en Tu Vida
Más info
Previous
Next

Todo lo que se llama estudiar y aprender no es otra cosa que recordar.  (Platón)

Suscribete para poder enviarte los próximos temas y horarios de los Webinars

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.