El Yo observador

Nuestra comunicación con los demás es a través de la palabra, de los gestos, etc, etc.  Sin embargo, la mayor comunicación y que más se percibe es la de la propia energía y conciencia que emitimos en forma de ondas. Emitimos amor, enfado, miedo, rabia, etc, etc, etc. 
 
 Cualquiera de las ondas que emites,  sea de la emoción que sea, llegan a todo tu alrededor,  incluso no están limitadas por el espacio ni el tiempo. Puedes emitir estas ondas y que lleguen incluso a personas que estén en otro punto del planeta. 
 Si tienes puesto el enfoque en el miedo, resentimiento, jucio, es lo que estas transmitiendo, aunque intentes comunicar otra cosa. Por eso se hace necesario cambiar el enfoque hacia la emoción necesaria para que esta comunicación sea sana.
 Podemos comparar al ser humano con una radio,  emitiendo sus canales emisores( los 40, cadena dial, etc,etc). Y lo hace a través de diferentes ondas de frecuencia(98,4- 108,2 etc, etc).
 
 Como en una radio, para que al receptor le llegue la onda adecuada, tiene que estar sintonizado en la misma frecuencia que emite el canal. (No pondrás música heavy si estás sintonizado a la clásica.) Porque no conectas con el tipo de energía que emite.
 
Nosotros somos una potente radio, nuestras emociones (miedos, rabias, amor, frustración, alegría, tristeza, etc) son los canales que emiten ondas de frecuencia distinta. Las personas de alrededor y los lugares, recibirán estas emisiones a través de las ondas.
 
 Si el canal de emisión está sintonizado en la misma frecuencia que la del receptor, éste pasará también a ser emisor de dicha frecuencia y tu pasarás a ser el receptor de dicha onda, y así está onda se irá expandiendo más, multiplicándose
 
En ocasiones, el canal que está emitiendo la radio se distorsiona, cuando viajamos en coche por ejemplo y pasamos a otra provincia. En el ser humano la energía emisora más elevada es la del Amor que también se puede distorsionar por diferentes motivos. Y ante esta distorsión te conectarás con alguna emisión de energía más baja(frustración, miedo, enfado.)  Y del mismo modo que en el ejemplo anterior, te llegarán las ondas en la frecuencia correspondiente.  Las ondas que emitirás – recibirás serán justo lo contrario de lo que quieres. Pero es a lo que estás conectado.
 
 Por eso, es necesario que salga el observador del que hablamos ¿Que ves  a tu alrededor? ¿Qué sientes? ¿Amor, rabia, enfado, frustración, miedo, etc….? Perfecto¡¡¡  Por que en cualquiera de los casos, has reconocido la frecuencia en la que estás, aunque no sea la que quieres. 
 
Recuerda que desde la misma energía en que se creó un problema, no podemos deshacerlo. Si has creado algo que no te gusta, como el enfado, desde esa energía, no puedes eliminar los efectos que provocan. Así que el primer paso para desconectar, vaciar, y dar paso a lo que necesitas,es agradecer. Y trabajar todo aquello que de algún modo puede reconectarte. (Haz cosas que te hagan sentir bien, pon a trabajar tu creatividad, da paseos, toma el sol, etc, etc).
Permite que el Yo observador actúe,  y silencioso, se ponga a trabajar.

COMPARTE EL ARTÍCULO CON LOS TUYOS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Curso de Reiki
Nivel 1 y Nivel 2 | Varios formatos
Más informacción
Curso de Meditación
Aprende hacer meditación
Informate aquí
Taller de Abundancia | Prosperidad
Reconoce la abundancia en Tu Vida
Más info
Previous
Next

Todo lo que se llama estudiar y aprender no es otra cosa que recordar.  (Platón)

Suscribete para poder enviarte los próximos temas y horarios de los Webinars